lunes, junio 11, 2007

BENITO SPINOZA, EL FILOSOFO DE ORIGEN GALLEGO SEFARDITA.





















BENITO SPINOZA, EL FILOSOFO DE ORIGEN GALLEGO SEFARDITA.
"LA CLAVE ESTÁ EN LA ROSA CON ESPINAS"

Spinoza (Baruch de). Vigo.Filósofo holandés, n. en Ámsterdam el 24 de noviembre de 1632 y murió en la Haya el 21 de febrero de 1677. Descendiente de portugueses o españoles, la primitiva forma de su apellido debió de ser Espinosa, de la cual derivaron las otras, D`Espinoza y Spinoza. Su padre firmaba en documentos como Miguel de Espinosa. Su familia que profesaba la religión judaica, había emigrado de la Península huyendo de la Inquisición y se había establecido en Ámsterdam, donde tenían un comercio en el Burgawal. Allí se educó Spinoza, recibiendo sus primeras enseñanzas en el seno de la comunidad hebraica, pues sus padres le destinaban a la profesión de rabino. Pasó el joven sus primeros años bajo la dirección del famoso talmudista Moisés Morteira. Aprendió lo que constituía la educación literaria de su religión: el hebreo, el Antiguo Testamento, el Talmud, la Biblia y teología judaica de la Edad Media y la Cábala. El futuro rabino no sentía afección por aquellos estudios, y lo que al principio parecía una genialidad prematura, trocóse al fin en franca animadversión y odio, siendo amenazado Spinoza con la expulsión de la Sinagoga. Frecuentó entonces el trato con los cristianos, recibió lecciones de latín del médico Van den Enden, humanista y librepensador.
Dice felipe Torroba. B. de Quiros: “Spinosa, el último representante en Occidente del verdadero pensamiento hebraico, era descendiente de una familia de judíos españoles, aunque nación en Amsterdan (en 1623) y la mayor parte de su vida transcurrió en Holanda. Sus antepasados huyeron a Portugal y los Países Bajos a causa de las persecuciones religiosas y era probablemente oriundo de Espinosa de los Monteros, cerca de Burgos (el propio Benito tomó como divisa es su escudo la rosa con espinas, alusiva a su linaje). En su blasón había la palabra “Cauta” (Cuidado). En la divisa que corresponde a la flor de su escudo, la rosa con espinas: “ Caute quia spinosa” (cuidado, que tengo spinas)”
Si estos datos que aporta el historiador Felipe Torroba, el filósofo Benito Spinoza, nos está dirigiendo a sus orígenes nobiliarios, alcanzados por algún tipo de privilegio real, al igual que consiguieron la familia GUADALUPE médicos de los Reyes Católicos, de Felipe V, El Pontífice Adriano VI… Pues en sólo uno de los blasones y que gozan con el privilegio heráldico, en cuyo cuartel figura La Rosa con Espinas, es en la rama de los ESPINOSA VALENCIANOS a saber: “Las primitivas del solar de la villa de Espinosa de los Monteros: De oro, con un espino de sinople, arrancado y frutado de gules. Estas armas fueron después modificadas y acrecentadas en la siguiente forma: De oro, con un árbol o espino de sinople que tiene el tronco, cargado de un escudete de gules con un castillo de plata. De las ramas del árbol penden, a cada lado del tronco, tres llaves de azur. Los barones del solar de Espinosa, descendientes de la casa de la villa de Espinosa de los Monteros, ostentan esas últimas armas, pero con las modificaciones que se indican: De plata, con el árbol de sinople en base de lo mismo y, pendientes de sus ramas, dos llaves de oro, una a cada lado del tronco. El jefe de azur con un corazón rojo, al natural, sumado de una cruz de oro y acompañada a la diestra de dos soles de oro, y, a la siniestra, de un creciente de plata. La rama de la villa de Espinosa de los Monteros, tiene ese mismo escudo, pero sin el jefe y las piezas que en éste figuran. En cambio, pintan una bordura de azur con ocho cruces de Jerusalén, de plata. Los Espinosa que radicaron en la ciudad de Valencia usaron estas otras armas: Escudo partido: 1º. de gules, con una cruz de oro cargada en los brazos de cuatro flores de lis de azur y en el centro, de una venera de sinople, que es del apellido "Lamo", y 2º, de azur, con un espino de sinople y, brochante sobre el todo, una banda de plata, acompañada, en lo alto, de tres llaves de oro, y en lo bajo, de una rosa de su color.
Bordura de plata con siete estrellas de gules, que es de Espinosa”. LA ROSA: Es símbolo de ánimo entre abatimientos. Es emblema de la Belleza, del Honor inmaculado, de la Nobleza, del Mérito reconocido. Simboliza constancia contra abatimientos de fortuna y aguerrido empuje para vengar las ofensas que afectan al tronco de su linaje. Sin duda también tiene otros significados cabalísticos.
“(…) Spinosa creía en la verdad absoluta, que es en una misma cosa con la razón infinita de Dios, y a la cual es indiferente actualizarse o no en la mente humana. Porque la verdad es anónima, prohibió que su obra capital, La “ETICA” apareciera con su nombre. Dio a su doctrina la forma demostrativa de la matemática, porque esta es la que expresa con más perfección el carácter impersonal de la verdad”.
La naturaleza y Dios; el alma o la mente…hacen que la mente de Spinosa produzca una cantidad relativa de su magnífica obra, que de no ser por su prematura muerte, que tras una grave enfermedad lo diezma en vida y en lo prolijo que pudiera haber sido su obra:

Tractatus de Deo et homine ejusque felicitate (Tratado acerca de Dios, el hombre y su felicidad)
Tractatus theologico-politicus (Tratado teológico-político) (1670)
Tractatus de intellectus emendatione (Tratado sobre la reforma del entendimiento) (1662)
Ethica ordine geometrico demonstrata (Ética demostrada según el orden geométrico) (1677)

Es difícil seguir el hilo conductor que lleve a los orígenes de nacimiento de ciertos personajes que han marcado la historia desde diversos ángulos y que han repercutido en el Mundo en general: Cristóbal Colón, Vasco Núñez de Balboa, Pedro Valdivia, Rodrigo de Quiroga, Inés Suárez… Y ahora el que nos ocupa, Benito Spinoza:

Según las investigaciones que le fueron indicadas por el Padre Jesuita Fidel Fita a su amigo el abogado de Ourense Benito F. Alonso sobre algunos datos que pudieran indicar que el sabio y
filósofo Benito Spinoza fuese de origen Ourensano:

“Ocupado en la continuación del presente trabajo, recibo una carta de mi erudito y venerado amigo P. Fidel Fita, diciéndome que un padre de la compañía, catedrático de Felkirch (Tirol), le escribe notificándole el descubrimiento, que ha hecho por medio de dos facsímiles, de un punto muy importante acerca de la prosapia del célebre filósofo Benito de Espinosa. Que los autores que han tratado esta cuestión se dividen en dos bandos: unos quieren que Miguel, padre de Benito, fuese portugués; otros, español. Los (facsímiles escritos en lengua extranjera) demuestran que era natural de Vidigur, Vidiger, y dicho catedrático consulta sobre la reducción geográfica de este pueblo.
El P. Fita nos anima, pues, a emprender algunas investigaciones desde los años 1580 a 1602, en los que se supone que estuvieron por Galicia Miguel y su hijo, proponiéndonos como posible varios pueblos que en esta provincia empiezan por Vidi, haciendo notar de paso que los descendientes del célebre filósofo han sido poseedores de un título nobiliario, etc., etc.
Atiendo con muchísimo gusto la pregunta y disquisiciones con que el eximio Padre se sirve honrarme, y desde luego acepto la invitación con que me estimula para la investigación de lo que ambos maestros ansían. En una nota (que retiro) al pie de una de las cuartillas de la continuación de este trabajo, estima probable la oriundez de Benito de Espinosa, dando como punto de nacimiento de sus padres la ciudad y provincia de Orense, en donde los Espinosa vinieron ocupando los puestos más importantes desde finales del siglo XIV, en que, arreciando las persecuciones, comenzaron algunos judíos a realizar su conversión, aunque no con la sinceridad apetecida.
Bautizados y todo, no por eso han cejado en sus trabajos de propaganda secreta, ni dejaron obstáculo en pie, tratándose de la religión mosaica, y especialmente de vivir y prosperar en el país adoptado como centro de sus operaciones y negocios. Para esto metieron al juego toda su habilidad y diplomacia, consiguiendo abrirse camino en los destinos públicos y hasta en las prebendas y canonicatos.

En el Barrio judío de Orense que se encontraba emplazada su aljama en una de las calle principales, la Rua Nova, que allá por el siglo XV estaba situada en las cercanías de la Plaza Mayor y Huertas del Concejo. “ La tribu israelita de Orense tuvo su judería cogiendo la parte que entonces era conocida con el nombre de Rúa Nova y alcanzaba hasta la huerta “das Ouliveiras”, trasformada después en calle del Instituto y huerta del Concejo, y en esta última calle, hoy de Pereyra y Plaza del Obispo Cesáreo, existe aún, la casa con el número 13, que hasta nuestros días ha conservado el nombre de “a casa de Xudía”. En el año 1489 se suscitan diversas controversias entre los judíos de Orense y los cristianos, tomando la iniciativa de apagar dichos disturbios por el mismo D. Diego López de Haro, Gobernador de Galicia, a petición de la aljama judía de Orense, sobre la negativa de algunos cristianos a desalojar las casa que ocuparon en el barrio acotado para sus judíos. El Colegio auríense tuvo un primer intento fundacional por la amistad de Borja con el Obispo Blanco, pero fue promovido más tarde por emigrantes en América, como el de Pontevedra, y lo renovó en el siglo XVIII el Conde de Mazada, levantando en “el mejor plano de la ciudad”, sobre la antigua sinagoga de los judíos de Pontevedra.
Benito Spinoza acabó su vida de pulidor de lentes, su gran intelecto fue incapaz de proporcionarle una vida de prosperidad económica, ni sus obras, que fueron muy comentadas y seguidas por otros filósofos; no le proporcionaron una vida digna en lo material. Sin embargo, dijo: “ La única cosa capaz de satisfacer plenamente el alma es la investigación constante del conocimiento que liga el alma a lo que es eterno, dice en su ensayo sobre “La reforma del entendimiento” Se muestra fiel a la máxima cartesiana de no aceptar por verdadero sino lo que ha sido probado por sólidas razones.
Benito Spinoza se adelantó o presintió que sus orígenes serían controvertidos y nos dejó una pista: “En la divisa que corresponde a la flor de su escudo, la rosa con espinas:
“ Caute quia spinosa” (cuidado, que tengo spinas)” Hay quién dice, y así lo apoya el hecho de que el Marqués de Bóbeda de Limia era un Espinosa y sus dominios en la provincia de Orense llegaban hasta Verín y Valdeferre.
¿Tiene una rosa con espina alguno de los cuarteles del escudo de armas y blasones de dicho Marqués de Bóbeda. Sin embargo, la rama valenciana si, o es que son los mismos?

Fuentes consultadas:

* GALICIA Y LOS JESUITAS
* LOS JUDÍOS ESPAÑOLES
* ENCICLOPEDIA ESPASA- CALPE
* REGISTRO GENERAL DE SEGOVIA (1489-02-27, Medina del Campo)

Antonio Valcarcel Domínguez de Mazaira

3 comentarios:

Colectivo Galiza-Israel dijo...

Noraboa polo teu blog. Enhorabuena.
www.galiza-israel.org

Antonio Valcárcel dijo...

Estimada Roma:

El hecho de ser cooperante del OPUS DEI no significa ni ser de derechas ni de izquierdas. Simplemente ser un buen católico.

¡Cloro que soy amigo de los judíos!
Porque por mi sangre recorre una porción importante de la raza judía. Y créeme que los problemas que atraviesan entre palestinos y judíos no son del agrado de nadie.

Anónimo dijo...

la verdad el texto de benito spinoza solo tiene contebidos hacerca de la vidaq y obra de este filosofo que ademas son de muy buena ayuda para conocer hacerca de la vida de este filosofo, pero en realidad no creo que sea de mucha utilidad para los que como yo buscamos hacerca de la filosofia de el.
gracias...